Quirinale

El agua calma, estabiliza, limpia y refresca. Nos permite conectarnos con nuestras emociones. No hay que olvidar: nuestro cuerpo es 70 por ciento agua.
Nuestro circuito hídrico es un servicio único en la región. Ubicado en el subsuelo del hotel, es un oasis que invita a desconectarse del ritmo frenético de la vida diaria, eliminar el estrés y lograr una armoniosa combinación de placer entre el cuerpo y el alma.

Circuito hídrico

Sauna

Un baño de sauna es más que descanso y relajación. Es una herramienta para su salud. Elimine toxinas, limpie su piel y alivie el dolor en articulaciones y huesos con nuestro exclusivo servicio que lo transportará a un viaje de placer que no olvidara jamás.
Circuito hídrico

Hidromasaje

Científicamente comprobados y utilizados desde la antigüedad, los beneficios del hidromasaje van mucho más allá de la relajación. A través de nuestro servicio podrá estimular la circulación, eliminar toxinas, aliviar los dolores reumáticos, relajar los músculos contraídos, hidratar la piel y combatir la celulitis en un entorno único y con las mejores instalaciones de la región.

Ducha Escocesa

Nuestro servicio de ducha escocesa es un complemento ideal para conseguir un tratamiento completo de relajación y salud. Los beneficios de este tipo de método son altamente conocidos desde hace miles de años e incluyen tonificar la piel, mejorar la circulación sanguínea, fortalecer el sistema inmunológico y prevenir enfermedades respiratorias.
Circuito hídrico

Flotario

Una experiencia única, un viaje sensorial sin igual y un servicio exclusivo. Todo eso y más ofrece nuestro flotario. La terapia consiste en flotar sin esfuerzo durante una hora en el flotario que contiene en su interior una solución especial compuesta por 600 litros de agua y 300 kilos de sales Epsom, las cuales permiten al cuerpo estar plácidamente suspendido en 30 centímetros de profundidad a una temperatura de 36°. Las sales, que recrean la densidad del Mar Muerto, generan una sensación única donde se pierde la noción del peso del cuerpo, se elimina el 90 por ciento de las señales externas que llegan a nuestro cerebro y producen un profundo estado de relajación física, mental y nerviosa.